Un restaurante con tradición

Calidad en nuestros platos y el mejor servicio.

RESTAURANTE EL NAVIO,S.L. realizó su apertura en Málaga en el año 1.972 por el profesional del ramo Dn. Francisco García Martín, que en aquellas fechas contaba ya con una experiencia de más de diez años en negocios de consolidado prestigio, y que se convertía en uno de los pioneros de la marisquería en la ciudad.

En la actualidad sigue regentando el negocio en unión de sus hijos. Binomio éste de experiencia y juventud que lleva a mantener la categoría alcanzada durante todos estos años, fruto de la cual es una numerosa y distinguida clientela de la que nos sentimos muy orgullosos y constituyen nuestro mejor patrimonio.

Reserva una mesa

Confirmamos todas nuestras reservas por teléfono.

Mar - Sab: 11h - 17h / 20:30h - 24h


Dom: 11h - 17h


Lun: Cerrado


¿Qué opinan de nosotros?

Apreciamos vuestros comentarios.

3 generaciones siendo clientes Mi padre me llevaba de chico. Ahora nos acompaña como abuelo a mi mujer, a mi hijo y a mí. Lo que para mí hace la diferencia de este lugar es, entre otras, el servicio. Un restaurante familiar donde nos hacen sentir como en casa. Mi hijo, de 4 años y celíaco, se siente querido y atendido como en ningún otro restaurante. Han ampliado su carta a frituras sin gluten, y los productos que tienen son siempre de primera calidad y frescos. Atentos a sus sopas: la de marisco, el gazpachuelo o el caldo de pintarroja... impresionantes. Las ostras que tienen allí no las vas a encontrar en otro sitio (ni siquiera en especializados) y ha combina como ninguno la comida tradicional (sopas y guisos) con el pescado, el marisco e incluso platos más rompedores como los fideos negros con vieiras. Y por favor, SUS POSTRES. La carta más amplia de postres caseros (pero caseros caseros) que vas a encontrar en Málaga. Voy todos los meses, al menos, dos veces. MUY recomendable y sus profesionales son gente entrañable.

Daniel O.

Recuerdos y vuelta a los orígenes Hace muchos, muchos años (casi 25 ó 30) visitaba este restaurante en ocasiones señaladas con mis padres donde degustábamos las famosas gambas a la gabardina y el atún encebollado...... Hace unos días volví a ir y como si el tiempo no hubiera pasado cenamos maravillosamente bien entre recuerdos. Como siempre, muy bien atendidos.  

J Enr B